domingo, 29 de abril de 2012

THE SINGLES - Start again (2007)

Publicado el  10/3/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¿Efervescente, chispeante y pegadizo beat de irresistibles melodías? ¿Infeccioso power pop junto a descarados arrebatos de visceral garage? No, no puede ser cierto, pero lo es. No, no estamos en los 60, ni en los bulliciosos albores de la new wave, allá a finales de los 70, pero estos chicos han recuperado y reivindican en pleno 2007, con gran desparpajo y total inspiración, la frescura e inmeditez del pop de guitarras de aquellos años, como si fueran una exuberante reencarnación de aquellos maravillosos Remains. De verdad, si te gustan estos sonidos y dudas de mi acalorada entrada no te lo pienses dos veces, dale al play del vídeo de abajo y escucha esta pequeña joya titualada Summer.



¿Has visto? ¿Qué te dije? Una melodía de esas de rompe y rasga, que se queda contigo desde la primera escucha, unos coros insuperables, y sobre todo mucha frescura y descaro a la hora de plasmar sus claras influencias. ¿Revival? ¡Venga ya! ¡Y que más da!. Siempre he pensado que lo que importa es lo que te llega, lo que te hace sentir una canción, el cotocircuito que produce en tu sistema nervisoso. Que más da que utilicen patrones de hace años si tienen el talento suficiente para sacarles todo el jugo. De eso se trata, ¿no? De emociones, de poderosas sensaciones sonoras.



Pues bien, los protagonistas de todo esto se llaman The Singles, son un trío de Detroit y este fantástico Start Again que publicaron en el pasado 2007 para el sello Sounds Artifacts Music, supone su segundo disco grande hasta la fecha. Una auténtica gozada de disco, un explosivo revolcón de vitalidad pop que reivindica la fuerza de lo simple y lo directo, en esto de la música. ¿Te ha gustado Summer? Pues ahí no queda la cosa. Hay más irresistible beat, pegajoso y cristalino como el de la época dorada del Merseybeat, aunque algo más robusto, como las fantásticas The most beautiful girl, Annette, Better days, Goodbaye Little girl, I don’t wanna be the last to know y la espléndida When will she be mine, mis temas favoritos del disco junto a ese adictivo pildorazo de powerpop nuevaolero, que es Love is just a game, y esos otros rabiosos ejercicios de garage-beat tituladosI want you back now y el monumental Hypnotized cuyo vídeo puedes ver en su My Space.
Un efectivo y efervescente analgésico de excelente power pop, o pop de acción inmedata. ¡No te lo pierdas!
NOTA: Los fragmentos sonoros están tomados de las críticas del discos en las web de CDBABY y Not Lame, aunque pudes escuchar el disco entero en Spotify, en los enlaces siguientes

Bar Lounge Classics Mediterranean Edition (Rec. 2007)

Publicado el  6/3/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Este doble recopilatorio titulado Bar Lounge Classics Mediterranean Edition, publicado el pasado 2007 por el sello Comfort Sounds, es un auténtico placebo para el espíritu. Una efectiva dosis contra el estrés urbano, y una deliciosa invitación para olvidarte de la rutina diaria, y holgazanear alrededor de tus hobbies preferidos, dejándote llevar por tus instintos más primarios. Reconfortante, sensual, cálido y con un sofisticado toque de ese colorista y algo cósmico glamour, que envuelve imaginariamente modernos ambientes, de elegantes diseños con un ligero aroma retro.
Una expléndida recopilación de temas instrumentales y vocales, digamos que de vaporosa música lounge, a veces cercana al chill out, de tintes electrónicos con delicados beats, donde predominan las sutiles melodías y las seductoras atmósferas. Música lounge de este siglo XXI, que recupera el espíritu de la mejor música lounge y easy listening que floreció en las décadas de los 50 y 60, de la mano de gigantes como Henry Mancini, Lalo Schifrin, o Burt Bacharach, y que al igual que aquella se nutre de estilos tan respetados por aquí, como el cool jazz, el soul, la bossanova e incluso el pop más elegante.



Música envolvente y de fácil escucha, con un gancho indudable, y un poder evocador mayúsculo, como el de esos inquietantes temas de ambientes futuristas con toques jazzys que son los instrumentales Cosmic de Intakt, Sora de Planet Lounge y Holiday de DAO, este último con cierta reminisicencia funky; o de nebulosa nostalgia como las bellas Didascalias theme de Rey Salinero, Lampedusa (sunset session) de The Sura Quintet y las enigmáticas Aloha de Lemongrass e In your town de Five Seasons con su tórrido saxo.



Un disco elegante, y atmósferico que también destaca por su sensualidad gracias a esos susurrantes ejercicios de neosoul galáctico que son Do it All Night de Cataldo, I Wish de Trinah, y a la delicadeza y emotividad rítmica de esos adictivos ejercicios de electrobossa con algún toque latino que abundan en el segundo disco, como Brahma vs Antarctica de Bobby Brazil, Rain on de Naoki Kenji, Fuga e Misterio de Bazeado, Vai ser Bom de S-Tone Inc o Spread your love por P. Fedreghini.
Sin duda, mi disco lounge favorito de los últimos meses, y que ha despertado mi interés por el resto de discos de la serie del sello Comfort Sounds ( Sony BMG Music Entertainment (Germany) .

viernes, 27 de abril de 2012

BILLY PAUL - Going East (1972)

Publicado el  1/3/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Billy Paul es uno de esos finos estilistas del soul más elegante, que a pesar de tener una larga trayectoria como acompañante vocal de grandes figuras del jazz, desde finales de los 60, no consiguió irrumpir con fuerza en la escena soul hasta comienzos de los 70, de la mano las fastuosas producciones del sello Philadelphia Internacional Records , comandado por el dúo Gamble & Huff, dos auténticos genios de la composición y la producción, que elevaron la voluptuosidad sonora del soul hasta sus cotas más altas.
Y Going East , el disco que Billy Paul grabó para Phillies en 1972 es uno de esos discos que en los últimos años han contribuido a convencerme de que el soul siguió floreciendo con mucho esplendor a comienzos de la década de los 70. Algo que durante años me resistí a admitir, más bien por desconocimiento que por otra cosa. Porque cuando te pones a ello y escuchas las obras que en aquellos años nos dejaron gente como Curtis Mayfield, Marvin Gaye, Temptations, y The Isley Brothers, por poner algunos ejemplos de conocidos grupos de la escena soul de los 60, en seguida descubres la enorme equivocación en la que estabas metido.
Y aquí hay soul , mucho soul. Soul certero y emotivo, elegante y sofisticado, interpretado con pasión por un gran Billy Paul, poseedor de una poderosa voz, modulada con un estilo vocal algo aterciopelado, aunque lleno de emoción, que conjuga con gran acierto diferentes tonalidades sonoras, que fluctúan entre el jazz vocal, el soul más clásico y el estilismo de los viejos crooners.



Y todo ello envuelto en ese espectacular manto sonoro que proporcionaban las producciones de Gumble & Huff, con esos arreglos majestuosos que embellecen y realzan el resultado final de un disco, donde predominan los emotivos y tiernos medios tiempos, de trémulas atmósferas, como son esa pequeña joya titulada This is your life, y la deliciosa Love Buddies, de tintineante teclado y emoción ascendente, que junto a esas descarnadas baladas de aroma jazzístico que son There’s a small hotel y I wish it were yesterday, conforman los momentos más tórridos e intensos del disco. 

Un disco que sin embargo comienza con un cierto tono funky, de inusitado exotismo oriental, con la fantástica East , una intensa y desgarrada, aunque contenida, demostración de soul-funk de tintes psicodélicos, a la que curiosamente sigue el tema más vitalista y luminoso del disco, un excelente tema de pop soul, próximo al estilo de Jackie Wilson, la pegajosa (If You Let Me Make Love to You Then) Why Can't I Touch You? Toda una declaración de principios que te engancha irresistiblemente desde su inicio, y un impulso vibrante que se repite, aunque con menos gancho, en otros dos aceptables ejercicios de dinámico R&B, Magic Carpet Ride y Compared to what. Sin duda una gran demostración de la vigencia del soul en aquellos días.

Por cierto, si estáis interesados en profundizar y escuchar más cosas del sello Philadelphia Internacional Records, debéis pasaros por el excelente blog de Solsoul, Raider of the lost ark , donde podréis encontrar, entre otras muchas cosas, excelentes discos de Lou Rawls, Don Covay, Ben E King y Nancy Wilson.
 
A continucación podéis escuchar el disco en Spotify a través del enlace siguiente:

 

NIRVANA (UK) - The story of Simon Simopath (1967)

Publicado el  24/2/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Adoro este sonido, este enorme caudal melódico, de colorista pop barroco salpicado por el cósmico, y a veces, naif aroma de la surreal psicodelia, que envuleve magistralmente esta pequeña maravilla, que el grupo británico Nirvana,  publicó en pleno 1967 para el sello Island, titulada The Story of Simon Simopath . Una experiencia musical tremendamente placentera, repleta de excelentes melodías que explotan todo su encanto, alrededor de unos preciosos arreglos orquestales, que dotan al conjunto de una belleza de fábula.
Pop multicolor, de minuciosos detalles y coros angelicales.Una auténtica gozada de disco, que te dejará perplejo, si eres de los que suelen disfrutar con la vertiente más pop y florida de la psicodelia británica de los 60. Y cuando digo esto, estoy pensando en grupos como los británicos Kaleidoscope y Idle Rice , o en discos como Buterfly de los Hollies u Odessey & Oracle de los Zombies. Una adictiva obra de prefecta orferbrería pop, que discurre principalmente por sinuosos medios tiempos envueltos en un mágico entramado sonoro, protagonizado por teclados, clavicordios, violines, cellos, harpas e incluso medievales cornetas.



Ahí quedan para confirmar lo dicho, la majestuosidad sonora y melódica de Wings of love , con sus spectoriano muro orquestal, la bucólica belleza de Lonely boy , con su chispeante hammond y ese ritmo trotón tan cercano al de los Kinks más irónicos, el colorista esplendor de Satellite Jockey, una especie de sunshine pop batido por el entusismo del Swingin London, la lánguida belleza de In the courtyard of the stars , una balada beat envuelta por el colorido del flower power, la misteriosa psicodelia algo bucólica y medieval de Take this hand, que les acerca a sus coetáneos Kaleidoscope, el atemporal y emotivo pop de tintes barrocos de Pentescost Hotel, la nostálgica y algo cósmica delicadeza de I never found a love like this, y la exuberancia pop de su single previo, compuesto por las excepcionales Life Ain’t easy y I believe in magic.



The story of Simon Simopath supuso el primer LP en la carrera de los británicos Nirvana . Una banda a reivindicar, que según leo en la Wikipedia giró en torno al talento de dos grandes compositores, que cruzaron sus caminos en el alborotado y caleidóscópico Swingin London, el griego Alex Spyropoulos y el irlandés Patrick Campbell-Lyons. Una banda con una discografía que abarca hasta 5 discos entre el 67 y el 73, y de los que hasta ahora os recomiendo encarecidamente los dos primeros, que son los que he podido escuchar hasta el momento, este fantástico The story of Simon Simopath y All of us de 1968. Una delicia de disco, protagonizado por un grupo que sin duda hay que reivindicar, y que he descubierto gracias de nuevo al estupendo libro de Juan Vitoria, Discos Ocultos

Puedes escuchar este magnífico disco en el siguiente enlace de Spotify



domingo, 22 de abril de 2012

THE RIGHT ONS / 80.81 (2007)

Publicado el  15/2/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¿Qué está pasando? ¿Qué es esto? ¿De dónde han salido estos chicos? ¡Uaau! Funk, soul, guitarras desmadradas, nervio candente, una voz desgarrada y un ritmo demoledor, que te arrollan desde los primeros instantes, manteniendo la intensidad hasta en los momentos más pausados, que también los hay, y que encima desbordan emoción por los cuatro costados. No, no puede ser cierto. Hoy ya no se hacen discos así, y sin embargo ahí lo tienes, sonando una y otra vez en mi equipo, y revolucionando con total desparpajo mi sistema nervioso, gracias a esa poderosa mezcla de funk-soul guitarrero, visceral y sudoroso, que recupera con enorme efectividad, el coraje y la rebeldía de aquellas producciones de maracado orgullo racial, que a finales de los 60 y primeros 70 protagonizaron genuinos estandartes de la música negra como James Brown, Sly & the Family Stone, Temptations,....


  
Sí amigos, así es este rotundo aguijonazo de frenesí vitalista que responde al título de 80.81 , y fue editado a finales del pasado 2007 para el sello 2Fer Records/Pias , por 4 chicos de por aquí, que responden al nombre de The Right Ons . Una entusiasta invitación al baile y al desparrame más festivo que además suena tremendamente fresco y directo. Un sonido explosivo, con un armazón básico y primario de guitarra, bajo y batería, con pequeños aderezos de una aguerrida armónica, que insufla autenticidad y descaro a unas rotundas canciones, que se adhieren a ti como una lapa.
Un sinfín de canciones enérgicas, vibrantes y con un ritmo negroide realmente desbocado como las axfisiantes Get on up y Pretty Slick, la pegajosa e irresitible Do your thing baby, con sus desgarrados nanananas, la saltarina e impetuosa Tell me ‘bout good times con su ritmo funky repetitivo, y el arrollador garage soul de Easy if you try, que comparten intensidad con esos momentos más pausados, de textura más cercana al soul clásico como la excepcional I’ll be there, en donde sobrevuela orgulloso el espíritu del gran Otis Redding, o incluso al soul más pop, de guitarras tintineantes como la sentida Lyman Pl., y cómo no al funk más arrastrado y bacilón, como el que se desprende de la adictiva Some Time y hasta al R&B más desgarrado y guitarrero como en Walking on the river.



Posiblemente este sea uno de los discos del reciente 2007, más excitante y sorprendente, por lo inesperado, y que más ha alborotado mis neuronas. ¿Quién podría imaginar que algo así podía surgir de nuestra escena musical? Si no bailas debes estar muerto dicen en su My Space y doy fe de que aciertan en el comentario. No dejes de escucharlos en su My Space y juzga por ti mismo. ¿No te parecen alucinantes?

Nota: la foto del grupo la hemos tomado prestada de la web de Indy Rock donde podéis encontrar una interesante biografía del grupo

COOPER - Guárdame un secreto (2007) / Días de cine (2006)

Publicado el  10/2/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

No se porqué, pero creo que Cooper se merecen bastante más atención de la que le prestan los medios. El año pasado coincidiendo con la publicación de Guárdame un secreto , su último EP hasta la fecha, leía en Popes 80 , que Alejandro, alma matter de Cooper, decía de su propia banda que posiblementefuera el secreto mejor guardado del pop español.
Y la verdad es que algo de esto debe haber, porque si no, cómo explicar que canciones tan frescas, directas y redondas como las que Cooper nos suelen entregar, no sean pasto de admiración de esa animada escena independiente, con sus bulliciosas guitarras, e irresistibles estribillos.
De acuerdo, quizás Cooper no inventen nada nuevo, pero lo que hacen lo hacen con entusiasmo y convicción, y sin duda Alejandro mantiene intacta esa facilidad, que ya demostró con Los Flechazos, para realizar esas adictivas melodías, de inmediata asimilación de las que hablábamos antes.
Y son tan adictivas, que en las últimas semanas no puedo dejar de escuchar los dos últimos EPs, que Cooper lanzaron en el último año y medio para el sello Elefant Records, estos Días de cine (2006) y Guárdame un secreto (2007), que contienen un total de 9 canciones, y que explotan con una asombrosa eficacia la efervescencia del mejor pop de guitarras de toda la vida, ése que alborota tus emociones con pegajosas melodías de efecto inmediato. Y es que en estos dos EPs, hay material más que suficiente para cortocircuitar con virulencia ese fino hilo conductor que maneja tus emociones.

 

Quizás Días de cine sea más temperamental y trepidante en su conjunto, con temas como El sur y Un día de furia , que son dos pequeños pildorazos de power pop, con reminiscencias sesenteras, al estilo de la new wave de finales de los 70, con unas guitarras algo más distorsionadas, que acelerarán tu ritmo cardíaco. Rainman es más intermitente en su ritmo, más imprevisible, una melodía cambiante que comienza suave alrededor de unos bonitos acordes de guitarra, para alborotarse sin previo aviso en un torbellino de distrosión. Y para acabar, Where I found my heaven , versión de un tema de Gigolo Aunts, cantado en inglés, que sintoniza con el revival garagero más melódico de los ochenta y noventa. Cuatro temas de esos que se quedan grabados en tu retina, y que no puedes dejar de tatarear una y otra vez. Algo que se repite en el que es su último EP hasta la fecha, el espléndido Guárdame un secreto, que posiblemente sea más templado y melódico que Días de cine, y donde resplandecen con luz propia esos dos medios tiempos que son dos pequeñas maravillas de pop rock atemporal, como la nostálgica Canción de viernes, en sus versiones eléctrica y acústica, así como con la preciosa Steph, dos temas donde se acercan a la rotundidad melódica de los primeros Fountains of Wayne, y que se acompañan en este EP de otro efectivo pildorazo de clásico power pop como es Mi diario , además que de un arrebatador instrumental rebosante de hammond y reminiscencias sesenteras como la frenética Flea Market .

Dos discos, que sin duda reivindican la valía de esta banda leonesa, que espero nos sigan deleitando con pequeñas joyas de este calibre, aunque con algo más de asiduidad.
Nota: No os perdais los comentarios de Alex en Pop Thing sobre Días de cine

Ambos discos están disponibles en Spotify y podéis escuharlos pulsando en los enlaces de a continuación

 

martes, 17 de abril de 2012

NU BRAZ - Sonho Bossa (2006)

Publicado el  3/2/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Sonho Bossa , de Nu Braz , es otro de esos irresistibles discos donde de nuevo resplandece majestuoso y seductor, el poderoso hechizo de la bossanova. Un disco espléndido, que bascula entre la bossa más clásica, y esa nu bossa de ligeros ingredientes electrónicos, que llena de emoción las pistas de baile. Publicado en 2006 por el sello italiano IRMA Records, Sonho Bossa es el resultado de la atractiva aventura musical iniciada por Nu Brazz, el reluciente proyecto sonoro, del cantante, músico y DJ , italo-brasileño Emanuele Cucchi, que para este disco se ha rodeado de auténticos pesos pesados de la escena nu jazz italiana, como Lo Greco Bros, artífices de los espléndidos Soulstance , de los que ya hemos hablado por aquí,además de la sensual cantante Dilene Ferraz, y del director de orquesta de Sau Paulo, José Mascolo.



Esa dulce nostalgia, tan melodiosa y sensual, que caracteriza a la bossa, sobrevuela cada uno de los surcos de este disco, de tacto suave y sutiles emociones, que compagina con acierto momentos de elocuente vitalidad festiva, con otros de una exquisita ternura. Un jugoso cóctel sonoro, que ya desde los primeros acordes de Saudade, resplandece luminoso y sensual, con ese ritmo sinuoso y adherente de la mejor bosanova alborotada por la carnalidad de la samba, y que sin embargo discurre elegantemente alrededor de una de esas maravillosas melodías, que a pesar de poseer ese característico poso nostálgico, nos invita a bailar despreocupadamente. Saudade es una delicia sonora de profundo aroma carioca, con una sugerente guitarra y unos exquisitos arreglos de viento a cargo de flautas y oboes, que aumentan su exotismo y calidez, y que sitúa a Nu Brazz en la órbita de nuestros personajes favoritos de la bossa de hoy en día, como Nicola Conte, Toco , Bossacucanova , Rosalia da Souza
e incluso el fabuloso Celso Fonseca. Un elegante ritmo tropical, dulcemente tamizado por el encanto de la bossa, que continúa animando nuestro espíritu con las espléndidas Baboleta da Cidade, Roda, y Aeromoca tres perfectos e irresistibles ejemplos, de eso que llaman nu-bossa, donde guitarras y vientos comparten protagonismo. Dinamismo vital que tiene su contrapunto en esas delicadas tonadas de corte clásico, con cuidados arreglos orquestales, y voces susurrantes, de una ternura exquisita, que aumentan la temperatura emocional del disco. Temas como Moca,Donna, o Sonho Bossa donde Emanuele Cucchi es acompañado por la sensual voz de Dilene Ferraz.
Sin duda, Nu Braz es otro nombre a tener en cuenta si te gusta la bossa de hoy en día. Otro referencia imprescindible, que vuelve a resaltar la exquisitez del sello italiano Irma Records.

Puedes escucharlo a continuación en Spotify:



jueves, 12 de abril de 2012

WALTER WANDERLEY - Batucada (1967)

Publicado el  27/1/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Batucada es un burbujeante brebaje de aromas cariocas, que fluctúa bulliciosa y delicadamente, entre la bossanova y el easy listening más “chic”, alrededor del luminoso hammnond B3 de Walter Wanderley . Un disco grabado para Verve en Nueva York, en 1967, bajo la producción del reputado Creed Taylor, productor entre otros del maravilloso Getz/Gilberto , y donde Walter Wanderley se acompaña para la ocasión de uno de nuestros intérpretes y compositores brasileños favoritos, Marcos Valle , que en este disco colabora tocando la guitarra y cediendo a Walter Wanderley un buen puñado de atemporales e irresistibles clásicos de la bossa,como Os grilos (The crickets sinf for Anamaria), Batucada (The beat) y É preciso cantar (It's time to sing).


Ese hammond, un tanto liviano, de Walter Wanderley, protagoniza de una forma chispeante y festiva, todos y cada uno de los temas del disco, versiones algo edulcoradas y subidas de tono, de clásicos de maestros de la bossa como Jobim, Viniciuos de Moraes, Roberto Menescal, Joao Donato o el mencionado Marcos Valle, que aún así conservan esa nostálgica y melodiosa fragilidad de la bossa en sus temas más delicados, y la energía y sensualidad del mejor jazz-samba, en sus momentos más festivos. Aunque eso sí, con un cierto regusto a ese “easy listening”de inclinación glamourosa y algo chic, que podría ser la perfecta banda sonora de ese despreocupado e inocente guateque a orillas del mar, que se alzaría alborozado con el embaucador e irresistible ritmo, de esos fantásticos temas de Valle, titulados Batucada y Os Grilos, al igual que con ese algo más nostálgico, aunque chispeante, O barquinho, de Roberto Menescal y Ronaldo Bôscoli, donde el hammond de Wanderley parece sonar incluso mucho más groove que en otras ocasiones. Un guateque que resplandecería con las elegantes melodías, y el sensual vaivén de las espumosas y delicadas Minha Saudade(João Donato), Wave (Jobim) y Ela é carioca (Gilbert - Tom Jobim - Vinicius de Moraes), los tres temas vocales del disco, que podrían ser las sintonías ideales para comenzar a arriesgar en las distancias cortas. 



No sé si os ocurrirá como a mi, pero reconozco que en un principio el nombre de Walter Wanderley me generaba cierta desconfianza, a pesar de ser uno de los músicos brasileños más conocidos, y de más éxito fuera de su país. ¿Porqué? Pues quizás por el liviano sonido de su hammnod, con el que me había topado en algunos defraudantes recopilatorios de easy listening. Sin embargo,Batucada y su colaboración con Astrud Gilberto en A certain Smile A certain Sadness, me han devuelto las ganas de escuchar y descubrir más cosas de este organista brasileño, enamorado de la bossa y el “easy listening”.

Este fantástico disco está disponible para su escucha en Spotify



THE KINKS – Mr Pleasant (single, 1967)

Publicado el  21/1/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera



Abril de 1967. Atrás quedaron los bríos y la fiereza de sus temas más anfetamínicos, con aquella potente producción de Shel Talmy, que marcaría una antes y un después en la música británica. La rotunda explosión sonora de You Really Got me, All day and all of the night, Till the end of the day, I need you y Set me free, entre otras, dejaron paso a un sonido más pulido, lleno de matices e irreistibles melodías, que describen con gran ingenio y sentido del humor, agridulces viñetas de la cotidianeidad más británica de aquellos días. 
 
Face to face, y algunos singles maravillosos ya nos habían mostrado al Ray Davies más ingenioso y socarrón. Un agudo observador y gran narrador de la realidad que le rodea. El perfecto trovador de los anhelos y miserias de esos personajes tan dispares, que conformaban parte de la sociedad de aquellos años, e incluso de la de hoy en día. Habían aparecido los Kinks más mordaces y elegantes, musicalmente hablando, y justo entre dos de sus grandes discos, el mencionado Face To Face y el ya destacado por estos lares, Something Else, van y nos regalan esta pequeña maravilla en forma de single, dedicada a ese gentil Mr Pleasant . Una melodía exquisita donde sobresale ese irresistible y bacilante trombón, que resplandece junto a ese impetuoso teclado de vodevil, y esos gloriosos eieieieis marca de la casa. 
Un tema que no se incluyó en ningún disco oficial, no recopilatorio, de los Kinks, que en su cara B llevaba esa pequeña joya titulada This is where I belong, y que unos meses más tarde, en Octubre del 67,volvería a editarse en single, esta vez como cara B de la excepcional Autumn Almanac

¡Que ustedes disfruten este pequeño homenaje que se da quién escribe estas palabras!

lunes, 9 de abril de 2012

BOBBY WOMACK – Communication (1971)

La calidez y emoción del soul más melódico supuran cada uno de los surcos de este maravilloso disco. Soul clásico y doliente, deudor de ése que practicaban genios como Sam Cooke y Otis Redding, que gira alrededor de unos deliciosos acordes de guitarra acompañados de la privilegiada voz de Bobby Womack , y unos exquisitos pero nada sobrecargados arreglos de cuerda y viento. Soul de ascendencia gospel, donde la intensidad emocional alcanza cotas peligrosas para la estabilidad de tus sentidos.
Communication , editado por el sello Unites Artists en 1971, es un disco soberbio, de tonos delicados pero arrebatadores. Un arrullo emocional y toda una experiencia plena de sensibilidad espiritual y sensual,que trastocará y revolucionará con una inmediatez inusitada tu lado más sensible. Un disco de soul exquisito, y al mismo tiempo carnoso, que despista en su inicio, al irrumpir ante nosotros vibrante y poderoso, con el tema que además da título al disco, ese Communication que es toda una arrogante y punzante demostración del soul-funk, que capitalizaba la escena soul de aquellos días, con su ritmo sincopado, sus vientos espasmódicos y esas voces desgarradas, al más puro estilo del padrino del soul, James Brown. Un toque de enérgía racial de marcado tono funk, que significará un punto y aparte en el conjunto del disco, que a partir de aquí deviene en una impresionante sucesión de elegantes medios tiempos, rotundos en su capacidad de emocionar, interpretados con toda la pasión y entrega de los grandes del género.


Come L’amore y Everything is beautiful  son una delicia melódica que se apoderan rápidamente de nosotros, y nos recuerdan aquellos fantásticos juegos vocales de Cooke. Fire and Rain es más pausada y profunda, más blues y desgarrada, con unos fraseos que se acercan en su intensidad a los protagonizados por Joe Tex en la década anterior. (If You Don't Want My Love) Give It Back , es una pura gozada , una melodía deliciosa con un ritmo algo subido, y un juego vocal exquisito, salpicada por un chispeante hammond y una lejana guitarra distorsionada. En Monologue / Close To You, (They Long To Be) vuelven los intensos fraseos alrededor de una guitarra desnuda con ligeros arreglos de cuerda, que se van sumando al tema, cuando entra la delicada Close to you.That's The Way I Feel About Cha es simplemente deliciosa, una balada descarnada y sensual, con una guitarra embriagadora y una interpretación vocal a medido camino entre Cooke y Otis Redding. Y Yield Not To Temptation es otra intensa proclama de soul sincero y emotivo, de raíces gospel, esta vez más cercana al estilo de Otis Redding.


Bobby Womack, cuando sacó este disco en 1971 ya era un personaje respetado en la escena soul. Había sido descubierto, y en cierto modo apadrinado por Sam Cooke, había colaborado como compositor y músico de sesión a finales de los 60, en discos de Joe Tex y Wilson Pickett, entre otros, además de haber lanzado dos discos muy recomendables, aunque de modesto éxito para el sello Minuit, Fly Me to the Moon y My Prescription. Pero este disco, que quizás sea es mi favorito de su carrera,tiene un aura especial. Communication es grande, muy grande, y tiene la belleza de losdiscos de soul que trascienden su época. Yo tardé en descubrirlo, por mi empecinada desconfianza y resistencia hacia el soul de los 70, que afortunadamente su escucha, y el tiempo han ido limando. Sin duda, soul de altos vuelos para amantes de la música negra.

 Publicado el  17/1/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera


BABYSHAMBLES – Shotter’s Nation (2007)



Shotter’s Nation es un intenso aguijonazo de alboroto guitarrero, repleto de pegajosas melodías, que recuperan la frescura de aquel bullicioso y directo pop rock británico, con ligeros trazos punk, definales de la década de los 70. Un disco excitante y con clara patentebritánica, que ha sido otro de esos gratos, y en cierto modo sorprendentes reencuentros, que nos ha deparado el pasado 2007, ya que para un servidor ha constituido la recuperación musical de uno de los personajes con más carisma y talento del pop británico de esta década, el controvertido Pete Doherty ,que junto a sus Baby Shambles , en este intenso Shotter’s Nation , parece haber recobrado aquella inspiración y frescura, que convirtió a suanterior banda The Libertines , en uno de los pilares del pop británico, aunque justo es recordar que allí contaba con la inestimable ayuda de su compañero Carl Barât.



Pero bueno, volviendo a lo que en sí es este segundo disco de Baby Shambles , publicado en el pasado 2007 por el sello Parlophone, podemos decir que es en su mayoría visceral y urgente, y que contiene un buen puñado de efectivos pildorazos de pop rock descarnado, repletos de guitarras rugientes que se aceleran y frenan alrededor de los arrogantes o nostálgicos arrebatos vocales de Pete Doherty. Un disco , aplastantemente británico en el que podrás descubrir inesperados guiños a ilustres como los Kinks, en el trepidante riff de Delivery , calcado de su clásico You Really Got me; a los Small Faces, en los guitarrazos recubiertos de hammond de la poderosa Crumb beggin bahead , que al final se convierten en un acelerado homenaje al garage psicodélico de mediados de los 60; a los Smiths en esa bella eclosión de guitarras tintineantes que es Unstookie titled ; e incluso a los Jam de Paul Weller en la frenética Baddie's boogie con su adictivo ritmo Motown. Todos ellos, temas sobresalientes que junto a otro buen puñado de efervescentes temas como You talk , French Dog Blues, y Carry on up the morning te sacarán de la rutina diaria, encaminándote hacia la algarabía más vital y entusiasta. Eso si,dejando un maravilloso hueco a la introspección y melancolía de trazos jazzies, en la encantadora There she goes , y folkies en la sublime Lost art of murder que cierra de forma espectacular el disco.


 Un disco grabado en pocas semanas con la inestimable colaboración de Stephen Street,productor entre otros de Blur y Smiths, que ha conseguido encauzar el talento de Pete Doherty, y capturar la belleza de lo primario e inmediato.

jueves, 5 de abril de 2012

DELICATESSEN - Jazz + Bossa (2007)

 Publicado el  4/1/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Hay discos que te pertenecen desde la primera escucha. Discos que desde el principio se revelan imprescindibles en tu discoteca, y te deslumbran con el irresistible influjo de aquellos sonidos que sabes que jamás te abandonarán. Discos como este fantástico Jazz + bossa , que el cuarteto brasileño Delicatessen publicó el pasado 2007 para el sello Bebel Arte.

Un disco pausado, elegante e intimista, repleto de delicadas y nostálgicas melodías de tenues tonalidades, que uno se imagina degustando en la mejor de las compañías, en uno de esos cinematográficos antros de decadentes y humeantes atmósferas. Si amigos, porque he de reconocer que este exquisito conjunto de viejos standards de jazz, más o menos conocidos, que componen el disco, y que están tocados e interpretados con la extrema delicadeza del jazz más cool, y la calidez de la bossa más seductora, podría constituir el repertorio perfecto, que siempre quise degustar, en alguno de esos cafés donde aún hoy reina el jazz.



Y todo esto, sin haberla nombrado aún, sin haber hecho mención de ella. De esa sugerente y delicada voz, que da cuerpo a todas esas fantasías emocionales, que sugiere este disco. Sensual, en ocasiones, y carnal y arrogante en otras, Ana Krüger, es sin duda el descubrimiento femenino del año pasado, con su delicada y tierna voz, perfectamente acompañada por ese excelente combo de jazz, formado por la elegante guitarra, con cierta inclinación a la bossa, de Carlos Badia, el sinuoso contrabajo de Edu Martins y la batería de Mano Gomes, acompañados para la ocasión por el piano de Chico Ferreti y la trompeta de Fernado Rocha. Un conjunto que ha conseguido un sonido, clásico y al mismo tiempo actual, limpio y cristalino, que dota de un mayor magnetismo al disco. 

 Un disco en el que es difícil, si no imposible, destacar una canción, y que te envolverá desde los primeros acodes de Angel Eyes en una placentera, aunque algo nostálgica nebulosa sonora, que irrumpirá de forma serena pero contudente, en el centro neurálgico de tus emociones. Ahí quedan esos delicados y tiernos susurros que son The very thought of you e In a sentimental moods ; el ritmo vital y evocador con cierto sabor a bossa  de Do it again , e In a mellow tone, aquel clasíco de Duke Ellington; el oscuro misterio de Black Coffe ; la extraña luminosidad de esa irresistible Todos os dias, que supura jazz clásico por los cuatro costados con sus irresistibles juegos sonoros entre bajo y guitarra; y cómo no, la nostálgica belleza de melodías tan memorables e imperecederas como That's all o I love the way you're breaking my heart, por citar algunas de las pequeñas maravilas que incluye este disco, que es sin duda, una exquisita invitación a la pausa y al disfrute de los sentidos.

Nota: las fotos están tomadas de la interesante web del grupo donde podréis escuchar los temas del disco

martes, 3 de abril de 2012

CHRIS FARLOWE - Out of time (Single, 1966)

 Publicado el  03/12/2007 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera



A comienzos de los 60, Chris Farlowe era uno de aquellos jóvenes británicos que devoraban con suma excitación aquel vibrante R&B y poderoso soul que llegaba desde el otro lado del Atántico. Era otro de esos jóvenes admiradores de la música negra, que alborotaban con pasión incontenida aquellos clubs londinenses como el Flamingo, atestados de arrogantes mods durante la primera mitad de los 60, a base de incendiarias versiones de clásicos y oscuros temas de la música negra, consiguiendo un importante éxito en sus conciertos, con un público fiel y entregado, que sin embargo no se traduciría en importantes ventas de los que fueron sus primeros discos para Decca y Columbia, junto a su poderosa banda, The Thunderbirds.

Sin embargo, a mitad de los 60, su amistad con Jagger, hizo que cayera en el seno del maravilloso sello Immediate, del carismático e ingenioso Adrew Loog Oldham, que por aquellos días aún
era el manager de los Rolling Stones, dando un giro más melódico, ampuloso y emotivo a su sonido, gracias a una producción muy Spectoriana que limaba en cierto modo las aristas de su lado más cercano al R&B, acercándolo al pop soul más adictivo. Un fructífero período, en el que elaboró un buen puñado de irresistibles temas, rebosantes de entusiasmo, que estos días estoy volviendo a disfrutar gracias a un espléndido recopilatorio del sello Immediate titulado Out of Time .

Y mira por donde, en este disco se incluye el que fue su único gran éxito, todo un número 1 en las Islas Británicas, el 30 de Julio de 1966, interpretando  uno de mis temas favoritos de los Stones de Brian Jones, este fantástico Out of time, que aparecía en el imprescindible Aftermath. Una versión ampulosa, y muy “spectoriana”, con una deliciosa sección de cuerda y una rimbombante orquesta que ensalza el poderío evocador de este fantástico tema. Para mi, uno de los momentos cumbres del pop de los 60, tanto en la versión de los Stones como en esta de Farlowe. Toda una delicia producida por Jagger (o eso al menos dicen los créditos) que espero disfrutéis, y os incite a buscar más cosas de este impetuoso británico.

WILSON PICKETT - Excitante soul sureño de los 60

Publicado el  27/11/2007 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Wilson Pickett es uno de los mejores ejemplos de aquel soul aguerrido e impetuoso, visceral y primario de mediados de los 60. Un baluarte del viejo soul de puños cerrados y emociones al límite, de aquel soul orgulloso y desgarrado que brotaba majestuoso de los estudios Soulsville o Fame de Atlantic Records y Stax, donde nuestro protagonista encontró el acomodo perfecto a su fiereza vocal, en aquel áspero pero contundente sonido de vientos punzantes, y ritmos sincopados de irresistible gancho.
¿Quién puede sino, resistirse a esa maravillosa 634-5789 , que su viejo amigo de los Falcons, EddieFloyd, fabricó para él, junto a esa gloria del Memphis Group que es Steve Cropper, con su ritmo trotón y pegajoso, salpicado de incisivos vientos, que dan una réplica perfecta a la desgarrada y emotiva voz de Pickett , arropada por esos intensos coros femeninos de profundo aroma gospel? Yo no. Sin duda un tema sudoroso aunque de ritmo algo contenido, que define con claridad parte del sonido más característico que Picket desarrolló para el sello de Jerry Wexler, Atlantic Records, entre 1965 y 1967, años en los que fue acumulando un éxito tras otro, y donde florecieron mis temas favoritos de su discografía, o lo que es lo mismo un puñado de clásicos imperecederos del soul sureño, incluidos en un jugoso recopilario de Wilson Pickett que el sello Atlantic/WEA publicó en 1984 y que deberías degustar, si empiezas a descubrir que lo tuyo podría ser ésto del soul.



Ahí van estos clásicos, que me ayudaron a descubrir y profundizar en esta maravillosa música:

- In the midnight hour (1965, Pickett/Cropper), un clásico entre los clásicos, mil veces versioneada y que un servidor ha bailado innumerables veces hasta la extenuación. Irrepetible. Un tema que le colocó irremediablemente en el Olimpo del Soul y que escuché por primera vez de la mano de los Jam de Paul Weller.

- Don’t fight it (1965, Pickett/Cropper): más ritmo y desgarro con todo el Memphis Group arropando con contundencia a Pickett, que en este tema se acerca a los registros del gran Otis Redding.

- Mustang Sally (1966, Rice): otro rotundo llenapistas de ritmo trotón cercano al funk, con un chispenate hammond, y los correspondientes abrasivos vientos, donde Wilson Pickett aumenta el desgarro y la fiereza de su voz, acercándose al padrino del soul, James Brown.


 - I Found a Love (1967, Picked, Schofield, West): emocionante en sumo grado, con un desgarrado Picket rememorando los tiempos del soul vocal de comienzos de década en compañía de los Falcons. Una de mis favoritas desgarradas baladas de soul.

- Land of the 1000 dances (1966, Kenner/Domino): arrolladora, vibrante, enérgica, tribal, vital, y desgarrada. Soul y espectáculo en estado puro, y uno de los temas más salvajes en la historia del soul.



- I’m in Love (1967, Womack): Tras la tempestad viene la calma. Tierna, cálida, y muy sentida. Una de esas tórridas baladas que ponen en vilo hasta al más adormecido de tus sentidos.

- Funky Broadway (1967, Christian): dicen las crónicas de la época que su directo era casi tan arrollador y espectacular como el de James Brown y aquí se marca un vibrante tema que desborda ritmo funk por los cuatro costados.
Soul primigenio y en estado puro.

domingo, 1 de abril de 2012

EUMIR DEODATO - Bossa Nova Sessions Vol.1 (1964)

 Publicado el  22/11/2007 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¡Que jugoso y excitante cóctel! Adictivas melodías de sensual bossanova, embravecidas por el ritmo de la samba, aderezadas con ligeros ingredientes de jazz latino, a su vez salpicados de un poco de cha cha cha. Eso es lo que nos depara este Bossa Nova Sessions Vol.1. Un irresistible artefacto de “big band bossanova”, publicado por el sello Irma Records en el 2002, que recopila dos de los discos que el prolífico músico, arreglista y productor de origen brasileño, Eumir Deodato publicó a principios de 1964: Samba Nova Concepção e Impulso.
Un disco tremendamente festivo, que conjuga con maestría el estilo elegante de la orquesta de Henry Mancini, con las irresistibles melodías que surgían de las playas de Copacabana, y que podría servir perfectamente como banda sonora de esas alocadas fiestas, que Black Edwards nos presentaba en películas tan imprescindibles como Desayuno con diamantes y El guateque.



Bossanova Sessions Vol.1 , fue mi primera toma de contacto con la música de este excelente músico brasileño, que aquí además de dirigir y arreglar el cotarro, toca de forma magistral el piano y el órgano hammond. Un músico que además, en los 60, arregló y produjo imprescindibles discos de bossa para gente como, Marcos Valle, Luiz Bonfá, Joe Donato, Astrud Gilberto, Antonio Carlos Jobim, Walter Wanderley y Elis Regina, muchos de los cuales ya han pasado por este rincón. Pero que sin embargo, según leo en la Wikipedia y en su página web oficial , obtuvo su gran fama y reconocimiento en los 70 gracias a discos como Prelude, que aún no he podido escuchar íntegramente, producciones estelares para personajes como Kool & The Gang, Kevin Rowland, Bjork, además de colaboraciones en bandas sonoras como El Exorcista.



Pero curiosamente, y a pesar de todo ese éxito, nosotros nos hemos quedado enganchados con su parte menos mediática, con aquellas primeras producciones, desbordantes de excelente bossanova, que han permanecido semiocultas en los catálogos de las discográficas, hasta que en estos últimos años, sellos como Irma Records se han decidido a reeditarlos. Y gracias a eso hoy podemos disfrutar de Samba Nova, Concepção e Impulso , empaquetados en este Bossa Nova Sessions Vol1. Veintitrés excelentes instrumentales a cargo de una poderosa big band dirigida por Eumir Deodato. Temas que no superan los tres minutos, y que te invitan a bailar con frenesí, con desparpajo y con mucha sensualidad, alrededor de un manto irresistible de trompetas, saxos, hammond, guitarras, e incluso flautas. Adaptaciones de lo más granado de la bossa brasileña, como Adriana de Roberto Menescal, Sonho Maria, Samba de Verao y Ainda mais lindo de Marcos Valle, Ela e Carioca de Jobim, Caranaval Triste de Sergio Carvalho, junto a excelentes y adictivas sorpresas como esos Naña y Coisa nº 1 de Moacir Santos, Capoeira de Jorge Ben, Cesteiro Que Faz Um Cesto de Durval Ferreira y una estupenda versión del Cheers! de Henry Mancini.

Lo dicho un cóctel realmente irresistible altamente recomendable si te gusta la bossa.

Paul Weller & Graham Coxon - This Old Town (Single - 2007)

Publicado el  17/11/2007 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera



Ocurrió hace unos meses, y aunque podría parecer inaudito, no lo es, ya que Weller siempre se ha cuidado de tener muy buen gusto a la hora de rodearse de ilustres compañeros de viaje, tanto en sus aventuras de estudio como en directo.
Y en esta ocasión, no tuvo reparos en llamar a un decaído Graham Coxon, algo perdido tras su plano y descafeinado Love Travels at Illegal Speeds (2006), segundo sexto LP en solitario, después de su salida de Blur, para protagonizar junto a él y su poderosa guitarra, su penúltimo single hasta la fecha, publicado en Junio de 2007, este potente This Old Town, en el que Weller retoma viejos bríos de antaño, cuando lideraba aquella imprescindible banda del pop británco de finales de los 70 y primeros 80 llamada de The Jam.

Un perfecto aperitivo mientras esperamos con ansiedad ese doble LP, que al parecer Weller va a grabar el próximo año, además de una prometedora señal de que Graham Coxon puede recobrar la inspiración perdida, y volver a embaucarnos con esos descarnados riffs de intrincadas pero efectivas melodías.